Saltar al contenido
Sandra Galvé

TARTE FLAMBÉE O PIZZA ALSACIANA

13 julio, 2021

¿Conoces la Tarte flambée? Se trata de una especie de pizza (aunque nada que ver) o coca salada originaria de Alsacia (Francia) donde se conoce con el nombre de Flàmmeküeche. También es popular en algunas regiones de Alemania (Flammkuchen). Y que no te confunda el nombre, ya que lo que significa es algo así como coca (tarte) a la llama (flambée).

Existen restaurantes especializados en esta masa de pan sencilla que se cuece al horno cubierta con distintos rellenos. Una de las preparaciones más típica se hace con nata, cebolla y panceta e incluso la que además se corona con queso Munster, originario del este de Alsacia.

Lo cierto es que es un receta tan versátil que se puede adaptar a tu gusto muy fácilmente rellenándola con los ingredientes que prefieras, pero en esta ocasión he querido hacer una versión de la más tradicional pero sin gluten, altamente digestiva y, por supuesto, 100% vegetal.

La masa

La masa se hace con harina, agua y sal, aunque he encontrado muchas versiones en las que se añade levadura y/o aceite o manteca. Sencillamente se hace una masa que se extiende muy fina y se cuece al horno poco tiempo y a alta temperatura.

Mi versión de esta masa es a partir de semillas de trigo sarraceno enteras activadas (aprovecho para recordarte mi receta de pan fermentado de trigo sarraceno). Esto es remojarlas y germinarlas. Luego hago una masa y la fermento. Y aunque parezca un proceso muy tedioso, lo cierto es que es muy sencillo y no te llevará más de dos días. 

Cómo y porqué fermentar el trigo sarraceno

Con la fermentación del trigo sarraceno conseguimos varios propósitos:

  • En primer lugar el proceso de remojo y germinación activa una enzima llamada fitasa que se encarga de la hidrólisis del ácido fítico (o fitato) que es un glúcido presente en la corteza de los cereales, en frutos secos y legumbres con la capacidad de secuestrar metales pesados y por tanto impedir que se acumulen en el organismo, pero que a su vez inhibe la absorción de ciertos nutrientes como calcio, el magnesio, el hierro y el zinc. Es por eso que en ocasiones se dice del ácido fítico que es un “antinutriente”. Remojando y germinando se consigue reducir la cantidad de este compuesto que consumido en exceso puede reportar carencias y problemas de salud.

Para ayudar a este proceso y eliminar más cantidad de fitatos es interesante añadir un ácido al agua de remojo, como algo de jugo de limón o vinagre de manzana.

  • Una vez empieza a germinar la semilla, aumentan sus propiedades nutricionales y se vuelve más digestible, lo que implica mayor aprovechamiento de sus nutrientes. También, y gracias a la amilasa, se transforma el almidón (que es un glúcido de cadena larga difícil de digerir) en azúcares más simples.
  • Al fermentar la semilla se reproducen bacterias que hacen una “predigestión” del alimento, lo que ayuda de nuevo a mejorar su aprovechamiento. También aumenta el contenido de vitaminas del grupo B y vitamina K.

Y aunque estas razones son suficientes para lanzarse a probar todavía queda un motivo para que no quepa lugar a dudas. Al realizar este proceso, el resultado será una masa con aroma a levadura madre, con cierta humedad y con un sabor increíble. Vale la pena, ¿verdad?

Qué observarás durante el proceso

Para que identifiques más fácilmente cada parte del proceso puedes fijarte en algunos aspectos. Durante el remojado de las semillas de trigo sarraceno observarás como el agua va quedando como babosa, cosa completamente normal, ya que se libera una sustancia mucilaginosa que contiene de forma natural. Esta parte tardará entre 6 y 8 horas. Una vez remojadas y lavadas ya se pueden germinar. En un solo día verás cómo aparece un “rabito” blanco que te indicará que ya están. Es en este momento las semillas ya se pueden usar para hacer la masa. Cuando esté hecha debe fermentar entre 12 y 24 horas, según la temperatura ambiente, y sabrás que ha fermentado por un olor característico agradable y porque se habrán formado burbujas en la superficie.

El relleno

Como te he comentado antes, me he basado en el relleno más típico y lo he versionado de la siguiente manera:

  • En lugar de panceta he hecho unas chips ahumadas de coco seco, o bacon de coco que ni de lejos persiguen parecer bacon, pero que aportan ese punto ahumado y salado que contrasta con el resto de ingredientes.
  • He elaborado una nata espesa a base de almendras que es la que utilizo para untar sobre la superficie de la coca.
  • He usado Formos, que es un queso vegetal de anacardos artesanal, curado y de corteza lavada, con un mínimo de 90 días de maduración. Tiene sabor muy intenso, pero suave, con notas dulces y ligeramente ácidas y una textura cremosa que queda perfecta en esta receta. Lo elaboran mis amigos de Thelivingfood y lo puedes encontrar aquí.

¡Y ahora sí te dejo esta delicia que estoy segura que te va a encantar!

TARTE FLAMBÉE O PIZZA ALSACIANA

Sandra Galvé
5 de 2 votos
Plato Principal
Raciones 4

Ingredientes
  

Para la masa

  • 300 g de semillas de trigo sarraceno activadas (ver notas)
  • 1 cucharada sopera colmada de yogur de almendras
  • 1 cucharadita de pimentón en copos
  • ½ cucharadita de sal natural
  • AOVE
  • Agua

Para el relleno

Elaboración paso a paso
 

  • Prepara la masa el día antes poniendo en el vaso de la batidora o en un procesador las semillas activadas, la cucharada de yogur y la sal. Tritura añadiendo chorritos de agua hasta tener una masa fina, sin grumos y espesa como un puré de patatas. Traslada la masa a un bol de cristal un poco untado con aceite, cubre con un paño limpio y deja en un ligar oscuro y tranquilo alrededor de 24 horas para que fermente. Debes observar burbujas en la superficie y un olor característico.
  • Extiende la masa lo más fina posible sobre papel vegetal untado con algo de aceite sobre una bandeja. Deja que repose media o una hora y cuece al horno precalentado a 220ºC alrededor de 25 minutos, o cuando veas que está seca y crujiente.
  • Saca la masa del horno y extiende la nata de almendras por toda la superficie. Añade algo de sal, pimienta negra y nuez moscada al gusto. Distribuye la cebolla cortada en rodajas muy finitas (casi rallada) por toda la coca. Esparce las chips de coco y unos cortes de Formos, o el queso que hayas escogido.
  • Hornea de nuevo a 200ºC unos 15-20 minutos, hasta que se dore la superficie y se funda el queso.
  • Aliña con un chorrito de AOVE y decora con el pimentón en copos

Notas

Para activar las semillas ponlas en un bol y cúbrelas con abundante agua mineral. Tapa el bol con un paño limpio y déjalas entre 6 y 8 horas. Pasado este tiempo cuela las semillas y lávalas bien bajo el grifo. Deja las semillas en el colador sobre un bol durante 24 horas, enjuagándolas cada 8 horas bajo el grifo. Al final debes observar cómo asoma el germinado.
 
Has probado esta receta?Dime qué te ha parecido !!
Sandra Galvé soclasandra

Instagram
YouTube
YouTube
Follow by Email
ebook sandra galve

    SUSCRÍBETE A MI WEB





    ESTE EBOOK ES PARA TI