Saltar al contenido
Sandra Galvé

Controlar las alergias a través de los alimentos

31 marzo, 2022

La llegada de la primavera puede representar un auténtico calvario para todos aquellos que padecen las temidas alergias estacionales. Una buena dieta para la alergia, es fundamental.

De repente el organismo reacciona contra determinadas sustancias, pelos de animales, microorganismos, cierto tipo de plantas,… de manera inflamatoria.

Principales reacciones alérgicas

Se producen reacciones como la rinitis, estornudos, malestar general, dolor de cabeza, problemas respiratorios y dermatitis entro otros, con lo que generalmente se recurre a medicamentos para aliviar los síntomas.

Prevenir y controlar alergias con la alimentación

Como en la mayoría de la patologías, la mejor forma de combatir los cuadros alérgicos es la prevención. Esta debería ser durante todo el año, pero una buena rutina es la de empezar a desintoxicar y descongestionar el organismo antes que llegue la época crítica.

En este artículo te doy consejos depurativos para la primavera.

Esto implica una buena limpieza de los órganos de eliminación (hígado, riñones, …) a través de una planificación dietética específica, la ayuda de hierbas medicinales que los protejan, estimulen y/o regeneren dichos órganos (como el cardo mariano, el boldo, la alcachofera, la achicoria o la ortiga) y con un adecuado mantenimiento de la salud.

Pero si llegado el momento, se empiezan a sufrir los desagradables síntomas contamos con algunas pautas para poder controlar el malestar. El organismo reacciona contra los que se consideran agentes atacantes (o alergógenos) liberando histamina. Ésta es normalmente metabolizada y eliminada a través de la orina sin ningún inconveniente. Pero, si debido a una congestión orgánica o a una pobre barrera defensiva se produce una acumulación excesiva de histamina, aparecen los problemas.

Qué es las histamina?

La histamina es una molécula de nuestro organismo que cumple una doble función de comunicación.

En función de su ubicación en nuestro organismo, actúa como neurotransmisor, regulando algunas de nuestras funciones biológicas y permitiendo que ciertas células puedan transmitirse información entre ellas.

Por otro lado, cumple un papel fundamental en la regulación del sistema inmune, regulando funciones del aparato digestivo, como la creación de ácido gástrico en el estómago y siendo muy importante en la regulación de nuestros ritmos vitales.

Cada persona tiene un nivel de tolerancia y sensibilidad a la histamina y eso, en gran parte, depende de la salud de los sistemas inmune y nervioso. Cuando se sobrepasa el nivel de tolerancia porque hay una liberación excesiva, se producirá una reacción alérgica. Por eso se usan los antihistamínicos para regular la producción de histamina.

A través de la dieta deberemos tener en cuenta que lo más importante es conseguir reducir los niveles de histamina al máximo y favorecer su eliminación, ya que todos los alimentos, en una medida u otra, ya sean de origen animal o vegetal, la contienen a diferentes niveles.

Alimentos a evitar con alergia

La siguiente tabla nos indica los alimentos a evitar:

CONTENIDO ALTÍSIMO  Conservas de pescado (atún, caballa, sardina, boquerón,…), pescado congelado.
ALTO CONTENIDOMarisco
Lácteos (sobre todo de vaca) y alimentos que contengan leche en polvo.Carnes curadas o ahumadas, pescado ahumado, jamón, …
Embutidos
Garbanzos y soja (y sus derivados: leche de soja, tofu, salsa de soja,…)
CONTENIDO MODERADOTomate, espinacas, berenjenas, acelgas, patata.
Cítricos, plátano, pera, kiwi, fresa, ciruela roja, frambuesa, aguacate.
Conservas de verduras y hortalizas.Trigo, levadura, productos de pastelería.
Chucrut, vinagre.
Zumos industriales de naranja, limón, plátano, piña, fresa.
Cerveza, vino negro, té, café.
Chocolate, cacao.Aditivos alimentarios (saborizantes, colorantes, conservantes,…)
Frutos secos: nueces, anacardos, cacahuetes.
Platos preparados.
Las especias y hierbas secas a granel en general.
LIBERADORES DE HISTAMINA O CON AMINAS QUE RETARDAN SU ELIMINACIÓNTomates.
Fresas, frambuesas, cítricos (naranja, limón, mandarina, …), piña, papaya, plátano, ciruela.
Champiñones, pimiento.
Germen de trigo, trigo sarraceno.
Frutos secos, sobre todo nueces.
Cacao y chocolate, café, té, alcohol, bebidas energéticas o con gas.
Clara de huevo
Aditivos, benzoato, colorantes, nitrito, sulfito.

Este será el primer paso ya que, según cada caso en particular, complementaremos la estrategia con fitoterapia o con algún tipo de suplementación para garantizar el éxito.

Sandra Galvé soclasandra

Instagram
YouTube
YouTube
Follow by Email
fb-share-icon
ebook sandra galve

    SUSCRÍBETE A MI WEB





    ESTE EBOOK ES PARA TI